El post que nunca quise escribir

Hola queridos amigos.

Estoy escribiendo estas líneas con el corazón en la mano, este es el artículo que nunca imaginé que acabaría escribiendo aquí.

Como muchos de vosotros ya sabéis, me he embarcado en un proyecto llamado Vida Soy. Proyecto que me apasiona y me está haciendo muy feliz mientras lo veo crecer pero al mismo tiempo, también está significando mucho trabajo para mí, trabajo del que estoy disfrutando pero que me está ocupando mucho tiempo.

Mi intención era seguir con Vida Soy y con Finanzas y Espiritualidad, de hecho he estado un tiempo compaginando los dos pero tengo que admitir que no puedo con todo.

Hace ya dos años que nació Finanzas y Espiritualidad, tiempo que se me ha pasado muy rápido y que solo me ha dado satisfacciones, con varios de vosotros ahora tengo una bonita amistad. Ha sido algo muy gratificante y constructivo para mí, ahora mismo no sería la persona que soy si no fuese por este blog, o lo que es lo mismo, por ti, ya que cada vez que entrabas al blog a leer me dabas ánimos para continuar.

No estoy diciendo que lo dejo, simplemente porque no quiero dejarlo, solo que lo pongo en una especie de modo "stand by", seguiré publicando pero de manera muy esporádica. Con todo lo que me has dado creo que era de justicia informarte de ello y decirte cuáles eran los motivos.

Seguimos en contacto.

PD: Se me olvidaba decir que Vida Soy no es solo una tienda, si te interesan los temas de remedios naturales, fitoterapia, medicina alternativa, vida saludable, etc. me puedes seguir en el Blog Vida Soy. 




No te quedes en el puente

TODO es como debería ser; solo tienes que serenarte, tú eres lo único que está inquieto. Todo es como tendría que ser..., nada falta y nada sobra.



El estado suspendido

Habiéndote librado de la influencia de los péndulos destructivos, adquieres la libertad. Pero la libertad sin una meta: es un estado suspendido. Si estás preocupado con hacer fracasar o extinguir los péndulos que te rodean, corres el riesgo de encontrarte en un vacío. Los conflictos previos se han ido a otra parte, las preocupaciones que te han estado molestando se han retirado, las discusiones ocurren cada vez más raramente, la ansiedad y la preocupación han desaparecido. Todo eso que sucede es difícilmente perceptible, como si la tormenta se calmara tranquilamente.


Soluciones simples para problemas complicados

Si fueras capaz de extinguir o hacer fracasar un péndulo, podrías también ser capaz de solucionar toda clase de posibles problemas. Puede ser una situación vital complicada, un conflicto, una circunstancia desfavorable, una dificultad o simplemente una tarea. Existen soluciones simples para cualquier problema complicado. La clave de la solución de cualquier problema siempre se halla en la superficie; la cuestión es solo cómo localizarla. El péndulo que ha creado el problema te impedirá que veas la clave para el problema.


Extinguir un péndulo

Puede haber situaciones en que no puedes hacer fracasar el péndulo. Es decir, no puedes simplemente ignorarlo o escapar de él.

Yo tenía un amigo que era realmente bueno y de buen corazón, pero también estaba dotado con una increíble fuerza física. Una noche íbamos en un tranvía, y había un grupo de pendencieros buscando problema: un auténtico péndulo destructivo. Había bastantes de ellos, todos a una, alimentándose unos a otros con energía negativa y todos convencidos de que estaban por encima de cualquier ley. A fin de multiplicar su energía, necesitaban constantemente molestar a otra gente que pudiera reaccionar a sus provocaciones, y así darles su energía.


El fracaso de un péndulo

Luchar contra el péndulo es inútil. Como se ha dicho antes, luchar significa alimentarlo con tu energía. La primera y más importante condición para el éxito es renunciar a luchar con él. Primero, cuanto más intentas luchar con las cosas enojosas en tu vida, más activamente te perseguirán. Puedes seguir repitiendo para siempre, «¡Déjame en paz! ¡Dejadme todos en paz!» Piensas que te estás defendiendo contra los péndulos fastidiosos, pero en realidad los alimentas con tu energía y así, se te pegan más aún.



Siempre obtienes lo que no quieres

Los péndulos pueden obtener energía tanto de sus partidarios como de sus oponentes. Pero la pérdida de energía es solo la mitad del problema. Si un péndulo es suficientemente destructivo, tanto el bienestar como la futura suerte del partidario serán dañados.

Toda persona se enfrenta, de cuando en cuando, con información negativa o acontecimientos indeseables. Todo esto es justo una provocación de los péndulos. Un hombre no quiere estas cosas en su vida, pero siempre reacciona de una de dos maneras. Si la información no le afecta mucho, no le presta mucha atención y pronto se olvidará de ello. Pero si la información provocativa le irrita o le atemoriza, esto es, si hay algo muy relevante para él en esta información, entonces tiene lugar una captura de energía mental: la persona es atrapada en el lazo del péndulo y se sintoniza con la frecuencia de resonancia del péndulo.



Hilos de marionetas

Vamos a plantearnos una pregunta: «¿Cómo pueden los péndulos obligar a sus partidarios a entregarles libremente su energía?» Por ejemplo, los péndulos grandes y poderosos obligan a sus partidarios a actuar según reglas específicas. ¿Pero cómo lo hacen los péndulos más débiles? Cuando una persona no tiene suficiente poder para obligar a otro a que haga algo, presenta argumentos válidos y trata de convencer y persuadir a la otra persona prometiendo un resultado deseable. Son todos métodos débiles de persuasión, que pueden encontrarse solo en una sociedad humana, donde la gente está apartada de las fuerzas naturales. A veces los péndulos también utilizan estos métodos; pero tienen un arma mucho más potente que eso. Los péndulos son estructuras de información basadas en energía; por lo que obedecen a las leyes poderosas e irrevocables de la existencia y actúan de acuerdo con ellas.



La batalla de los péndulos

La principal característica distintiva de un péndulo destructivo es tratar de destruir agresivamente a los otros péndulos, para arrastrar a la gente a su bando. Para eso, trata de poner siempre a sus partidarios contra los partidarios de los otros péndulos: «¡Nosotros somos buenos, mientras ellos no son como nosotros! ¡Ellos son malos!» La gente que es atraída a esta batalla pierde su camino y empieza a seguir objetivos falsos, que ellos erróneamente creen que son los suyos. Así es como la destructividad de los péndulos se hace aparente. Luchar contra los otros partidarios es infructuoso y arruina vidas, las de la gente contra las que tú “luchas” y la tuya propia.


Péndulos

Empiezo con este una serie de posts dedicados a los péndulos por tres motivos:
1.- El interés que ha despertado el post Explicación básica de qué son los péndulos.
2.-El interés que ha despertado el post de Ruth Morales La "educación" como proyección nuestra.
3.- Entender los péndulos es entenderlo casi todo.

Los grupos de personas que piensan en la misma dirección, crean estructuras energéticas de información, llamadas péndulos. Estas estructuras finalmente empezarán a desarrollarse independientemente. Los péndulos crean sus propias leyes y hacen que la gente las obedezca. Lo que la gente no se da cuenta es que ellos están actuando involuntariamente en interés de esos péndulos. ¿Cómo salir de la sugestión que se nos pega como cola?

Alquílate